Fotografías de dominio público

Cada aceite contiene propiedades específicas para finalidades precisas, pero en general, los aceites constituyen un buen antibiótico, aniséptico, antivíral, antiinflamatorio, regenerador celular, inmunoestimulador y puede ayudar a mejorar la circulación sanguínea y linfática, así como equilibrar las emociones.
Algunos aceites se recetan para su consumo por vía oral, respiratoria o tópica (absorción a través de la piel). El método por el que se extraen es igual de variado: destilado por vapor, exprimido, macerado o extraído con disolventes volátiles. Sin embargo, se recomiendan los extraídos por presión fría, ya que el calor puede alterar sus propiedades nutricionales y terapéuticas. También es importante buscar aceites vegetales puros o de producción ecológica, que fueron cultivados bajo la norma ecológica, por lo que no contienen pesticidas, fertilizantes tóxicos, ni aditivos.
 
Dentro de los usos cosméticos de los aceites, te recomendamos los siguientes cuatro, para tener una piel sana y tersa.


Caléndula

Dermatóloga en esencia
Es un aceite fabuloso para pieles delicadas o con problemas, así como para pieles jóvenes (es perfecta para niñas y niños). Se utiliza en un sinfín de problemas dermatológicos como irritaciones por alergia, quemaduras, eccemas, picaduras, várices, entre otros. Combinado con aceite de cáscara de limón, ayuda a eliminar manchas producidas por el sol; pero no debe asolearse después de la aplicación.

Jojoba
Escudo antiacné
La cera líquida (conocida como aceite) de jojoba es excepcional para tratar problemas de acné y exceso de grasa, eliminando naturalmente el brillo indeseado de la piel, mientras mantiene la hidratación y elasticidad, por su contenido en vitamina E. Es una buena esencia para prevenir el envejecimiento prematuro de la piel y evita la resequedad o deshidratación, ya que funciona como barrera y mantiene las células de la piel unidas al tener un alto porcentaje de ceramidas, sustancia vital para la salud de la piel y el organismo general.

Rosa de Mosqueta
Reparadora y regeneradora 
Rico en ácidos grasos polinisaturados (Omega 3, 6 y 9), que nutren la piel y favorecen la regeneración del tejido, previniendo arrugas y estrías. Se utiliza mucho para dietas de adelgazamiento rápido y durante el embarazo, así como para curar y reducir cicatrices de acné, heridas u otras marcas en la piel. 

Argan
Antioxidante por excelencia
Combate la oxidación y degeneración de los tejidos, conservando y recuperando la elasticidad y vitalidad de la piel. El aceite de argan contiene 50 veces más vitamina E que que el aceite de oliva, por lo que es uno de los aceites mejor cotizados en el mercado y es difícil de adquirir para ingerir puro, pero es común encontrarlo en productos cosméticos. 

Coco
Suavizante natural
Además de ser una de las bases principales en muchas de las gastronomías, por sus propiedades nutritivas y poderse combinar con otros aceites vegetales, el coco tiene propiedades tonificantes y ayuda a suavizar tanto la piel como el cabello. Es un magnífico aceite para masajes, pero no se recomienda para piel y pelo graso.