Fotografía de dominio público


Los principales valores alimenticios de la papa y sus beneficios son:
  • Fibra dietética: aporta a la salud gastrointestinal, regulando la glucosa e incrementando la saciedad, por lo que puede facilitar bajar de peso.
  • Potasio: ayuda a la salud del corazón y a prevenir derrames cerebrales (sobretodo en la posmenopausia) y otros riesgos relacionados con la elevación de la presión sanguínea, como la hipertensión.
  • Vitamina C: actúa como un antioxidante, contribuye a la producción de colágeno, esencial para una piel sana, y refuerza el sistema inmune del cuerpo.
  • Carotenoides y antocianinas: también funcionan como antioxidantes, previniendo enfermedades variadas.
  • Vitamina B: juega un importante rol en la capacidad de procesar proteínas y carbohidratos por el metabolismo, así como enzimas relacionadas con la energía y la síntesis de hemoglobinas (componentes de las células rojas de la sangre).
  • Almidón resistente a la digestión: estimula el crecimiento de bacteria benéfica en el colon, protegiéndolo de microorganismos peligrosos e incluso del cáncer. También mejora la sensibilidad a la insulina, lo cual puede ser útil para diabéticos y personas con resistencia a la insulina.

Cabe destacar que casi un 50% de la fibra dietética se encuentra en la piel de la papa y que, como la mayoría de alimentos, pierde algunos nutrientes al cocinarse en agua hirviendo y/o al cocinarse por largos períodos, por lo que es mejor prepararla al vapor y consumirla sin pelar.
 

Información de la United States Potato Board, basada en estudios de la Alliance for Potato Research & Education (APRE) y la Women's Health Initiative (WHI).