Basándose en diferentes estudios y enfocándose principalmente en la pizza como un alimento de oportunidad, la Directora de Ventas para Latinoamérica de Leprino Foods, Anayela Hernández, expuso las principales tendencias de los consumidores en cuanto a alimentación, como parte de una conferencia del Food Show 2015 de Suministros y Alimentos.
 
Este es el resumen de las tendencias en siete puntos:
 

1. Innovación e intensidad en el sabor.

Fotografía: Creme de la Crumb

El 55% de la nueva generación agrega sabores picantes a sus alimentos y un 88% está interesado en probar nuevas combinaciones de sabor entre los perfiles básicos; amargo, dulce, salado, umami. Los sabores atrevidos, condimentados e intensos como lo ahumado y fermentado también empiezan a ganar terreno en el mundo gastronómico y existe una fuerte inspiración étnica-global y fusión, especialmente de las cocinas chilena, turca, coreana, japonesa, brasilera, africana y vietnamita. 
 

2. Mejores elementos.


Fotografía: Glorious Treats

Cada vez adquiere más relevancia, para el consumidor, el origen de los ingredientes. Incluso, está dispuesto a pagar más por alimentos premium, saludables y de características especiales, como los productos orgánicos o sin gluten. Esto no sólo se refleja en la expansión de tiendas de productos especiales, sino en los productos comunes del supermercado y los restaurantes, incluso de comida rápida.
 

3. Apoyo a lo local.


Fotografía: Not Quite Roughing It

"Fresco y local" es uno de los eslóganes más comunes de nuestros tiempos en el campo de la alimentación y muchas empresas lo están convirtiendo en su principal filosofía. Ya no sólo es la calidad o el precio del producto lo que importa, sino que sea local y de temporada para garantizar su frescura y valor nutricional.
 

4. Preocupación por los menores.


Fotografía: Zoetrecepten

Otra de las prioridades nuevas de la industria es la nutrición de los menores, a través de productos con mejores ingredientes y fortificados con calcio, vitaminas y minerales. También las opciones de los menús infantiles en restaurantes, los almuerzos en los colegios y las loncheras están cambiando para proveer una alimentación sana y no sólo un sabor agradable.
 

5. Rápido y casual.


Fotografía: Creme de la Crumb

Uno de los atributos más buscados en la alimentación moderna y la razón por la que los restaurantes de comida rápida tienen tanto éxito es la velocidad del servicio. Pocas veces el consumidor promedio tiene tiempo de sentarse a comer tranquilamente. Y aún cuando lo hace, prefiere un lugar no tan formal, en el que va a ser atendido de manera ágil y que le ofrece opciones conocidas y caseras, sin preocuparse por etiquetas o tener que elegir entre una variedad de platos complejos (la razón por la que la llamada "american comfort food" está tan posicionada hoy en día).
 

6. Precio agresivo


Imagen: Offertas

A pesar de todo esto, el precio sigue siendo una de las principales herramientas de competencia y siempre tendrá importancia para el cliente. Por eso los restaurantes de comida rápida y/o casual no descuidan este aspecto y tratan de tener promociones, como días en los que un menú cuesta menos, ofertas de dos por uno, cupones de descuento y más. Las personas tienen una gran variedad de ofertas a su disposición y responden a las más atractivas.
 

7. Conveniencia on-line.


Imagen: BlogTO

Y como siempre, el factor tecnológico que está revolucionando todo aspecto de la vida moderna. Si un producto o servicio además tiene la opción de pedirse (y pagarse) a través de internet, tendrá asegurado mucho mayor éxito que todos los que no cuentan con este medio. Muchas personas ya sea por motivos laborales, de tiempo o simplemente ganas de no salir, piden alimentos a domicilio. Así que esta podría ser una característica definitoria para muchos productos y servicios alimenticios.


Según NPD Group, las tendencias que están transformando la industria alimentaria se deben a la influencia cada vez mayor de hispánicos en EE.UU. –de dónde, a la vez, somos fuertemente influenciados–, el crecimiento de los millenials (que se espera sobrepase a los baby boomers este año), hogares y sistemas familiares cada vez más pequeños o individuales y la demanda por alimentos más sanos; frescos, orgánicos y no procesados como parte de la nueva ideología a nivel global.